Quiénes somos

Quiénes somos

La historia de nuestra empresa, Eligio Rodríguez Joyeros, tiene que ver con tres generaciones que han querido mantener la tradición y el cariño por esta milenaria profesión que es la joyería.

Nuestro negocio que regentamos en los bajos de la catedral y que inició en el año 1863 es por hoy posiblemente el establecimiento del ramo de la joyería más antiguo de Galicia. El primer protagonista de la familia, Eligio Rodríguez González, empieza su andadura como aprendiz y empleado en 1910 así se genera con el paso de los años una entrega total y absoluta a la profesión. Convirtiéndose en jefe de taller para posteriormente hacerse cargo del negocio.

En los años cincuenta se incorpora al negocio familiar Antonio Rodríguez Lorenzo, cuarto hijo de don Eligio y segundo protagonista de la saga joyera. Don Antonio revaloriza la joyería de la catedral comprando marcas nuevas y dándole un giro definitivo a la empresa.

Las coincidencias en esta historia hacen que justo un siglo después de que naciese la Joyería Cid, es decir, en 1963, este mismo protagonista abra la firma Eligio Rodríguez, S.L. en la calle de Santo Domingo, decisión considerada en su día por gente de su entorno como un pequeño suicidio comercial ya que en esos años el centro ourensano seguía girando en torno a la Catedral.

En poco tiempo la calle se convertiría en la dinámica calle comercial que es hoy, nexo de unión entre San Lázaro y el casco antiguo ourensano.

Gracias a la labor de don Antonio al frente de la joyeríaEligio Rodríguez Joyeros alcanza su auge en las décadas de los 70, 80 y 90, convirtiéndose en un referente del sector en Ourense e imprimiendo prestigio, calidad y profesionalidad al negocio.

En la década de los 90, el tercer protagonista, Antonio Rodríguez de la Torre, cuarto hijo de don Antonio, aparece en escena trabajando con su padre hasta el fallecimiento de este en 2001, momento en el que se hace cargo del negocio representando a la tercera generación de esta emblemática y tradicional joyería. Así mismo, el hijo mayor de don Antonio Andrés Rodríguez de la Torre, continúa ligado al negocio trabajando en la joyería Cid de la Catedral, que dio origen a esta tradición de joyeros.

A finales de 2001 se abre el establecimiento que la firma posee hoy manteniendo el n.º 41 de la calle Santo Domingo con un local completamente nuevo.

El resultado de las obras dio lugar a una joyería moderna y elegante, de aire distinguido y acogedor, que utiliza madera de wengué y altos techos oscuros en los 300 metros cuadrados y que además alberga los mostradores originales procedentes del primer establecimiento, pero adaptados a la decoración actual.

Con la reforma, la joyería consigue crear un ambiente propicio para una elección cuidadosa.

Actualmente no podemos aventurarnos a afirmar que una cuarta generación continuará esta saga de joyeros, pues los que podrían llegar a componerla que son Lucía, Sergio y Alba, crecen ajenos a todo. mientras su padre Antonio continúa su andadura en esta emblemática empresa.
Eligio Rodríguez Joyeros fachada 1

Apueste por nuestra experiencia. Lo esperamos en:

Ourense

También estamos en: